Desde su fundación en 2015, Vega ha trabajado activamente con cultivadoras de café en Nicaragua para recalcar su valor invaluable en una industria dominada por hombres. Globalmente, la mayoría de los 20 millones de cultivadores de café que viven en pobreza son mujeres; sin embargo ellas son responsables por 70% de la producción de café. Vega impulsa el cambio hacia la equidad de géneros al contratar más mujeres que hombres como tostadores de café y destacándolas en su sitio web. Además, Vega empodera a las mujeres cultivadoras al proveerles las herramientas y el entrenamiento necesario para convertir su café en productos exitosos en varios países. Con la ayuda de la compañía, las mujeres cultivadoras ganan cuatro veces más de ingresos, que ellas invierten en sus comunidades para crear un camino para las mujeres cultivadoras del futuro.